Historia

Tultitlán se encuentra ubicado en el Estado de México, tiene una población de 524 074 habitantes y colinda con los municipios de Tlalnepantla, Coacalco, Cuautitlán y Tultepec.

 

La llegada de visitantes a esta feria es cercana a las 200 mil personas, por lo cual hoy en día representa una de las actividades culturales y comerciales más importantes de la región en el mes de junio.

La feria de San Antonio de Padua es una de las tradiciones más arraigadas en el municipio,  los inicios de esta festividad remontan al siglo XVII.

En un escrito del año de 1777, el párroco Domingo José de la Mota, dice que en su parroquia:

“…se venera una devota imagen de lienzo del Señor San Antonio de Padua, a quien con especial afecto acuden todos los fieles de la comarca en sus necesidades, para su consuelo…”

Esto supone que la fiesta de San Antonio era de mucha importancia en esos años.

En el siglo XIX y concretamente el 12 de julio de 1820, se erigió Tultitlán como municipio, al haber mayor actividad política y administrativa, se generó una mayor cantidad de documentos, lo cual permite contar con información registrada sobre la Feria.

En los datos históricos que se preservan se pueden conocer algunos datos relativos a la celebración de la fiesta de San Antonio de Padua, algunos de estos datos son los siguientes:

  1. En el Acta de Cabildo del día 13 de Junio de 1821 dice: “… Miércoles y junio 13 de Junio de 1821 este día no hubo junta ordinaria por ser día feriado…”
  2. En el Acta de Cabildo del 5 de Junio de 1822 se tomaban las medidas pertinentes de dos asuntos: Por una parte, asegurar la tranquilidad en la fiesta, dado que se esperaba la asistencia de muchos visitantes de la comarca, y por otra, se nombraba una comisión para la llamada venta de la plaza. Aquí el texto de dicha acta:

“… Que en atención a la estrecha obligación que hay de mantener la tranquilidad pública y siendo días de mucha concurrencia en este pueblo la víspera, día y día posterior a San Antonio, así para sostener el decoro de las autoridades, como para mantener dicha tranquilidad pública, se le pida al señor comandante encargado del punto por medio de un oficio, una guardia para las casas consistoriales, compuesta de un cabo y cuatro hombres, y una patrulla para día y noche, compuesta de la misma fuerza, entendiéndose ambas por vía de auxilio, y por lo tanto a las órdenes de los señores alcaldes. En esta misma junta se nombró una comisión para la venta de la plaza en estos tres días, compuesta de los dos señores síndicos…”

  1. En el acta de cabildo del 18 de junio de 1832, en el que señalo:

“… Que se ponga arrestado a D. Guillermo por haber faltado el día de San Antonio, así a la iglesia, como a esta sala…”

  1. 1874 Decreto por el que se concede feria anual por ocho días a Tultitlán.

El Lic. Alberto García, Gobernador Constitucional del Estado libre y soberano de México, a sus habitantes sabed: Que el congreso del Estado de México ha decretado lo siguiente:

Artículo 1.- Se concede al pueblo de Tultitlán del distrito de Cuautitlán, una feria anual de 8 días que comenzara el 13 de Junio.

Artículo 2.-  Los frutos y efectos que a dicho pueblo se introduzcan para su venta, cambio o consumo en los días que dure la feria, quedan libres de los derechos que pertenezcan al Estado, con excepción a los municipales.

Lo tendrá entendido el Gobernador del Estado, haciéndolo que se publique y se cumpla. Dado en Toluca a 2 de Mayo de 1874.- Francisco Pérez, Diputado Presidente.- M. Ezeta, Diputado Secretario.- Ángel D. Leal, Diputado Secretario.

Por tanto mando se publique, circule, observe y se le de debido cumplimiento.

Toluca, Mex., Mayo 4 de 1874.- Alberto García.- Celso Vicencio, Secretario General.

Como se ve, en el decreto se habla exclusivamente de la feria en términos Comerciales, el tiempo de duración y la exención de impuestos estables. Ya no se hablaba del santo titular pues en esos años ya estaba concretada la separación de la iglesia y el estado.

El echo de que se reunierán miles de fieles devotos, era una oportunidad que los comerciantes no podían dejar pasar, lo que trajo con los años que se transformara de una celebración puramente religiosa a una religiosa-comercial. Un aspecto que influyo en el crecimiento de esta, fue la introducción de los ferrocarriles, pues está documentado que el Ayuntamiento en los años 1918 a 1924 solicitaba a los Directivos de Ferrocarriles Nacionales, que los trenes de pasajeros hicieran paradas en el Barrio de la Concepción, a fin de que los visitantes tuvieran más comodidad para llegar a la feria.

La evolución que ha tenido la feria debido a la incorporación de mayores atractivos tecnológicos, culturales y comerciales origino que hace 25 años

Se le nombrara Expo Feria de Tultitlán.

En la actualidad la Expo Feria tiene un gran impacto social, cultural y económico, no solo local, sino regional con una afluencia de más de 200,000 visitantes a las distintas actividades, escenarios y espectáculos con los que cuentan, destacando sus áreas:

  • Artesanal
  • Gastronómica
  • Industrial
  • Cultural

Datos del cronista Municipal: Arqueólogo Luis Córdoba Barradas Investigador de la Dirección de Salvamento Arqueológico del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

 

Print Friendly